¡La Música no sirve!

...Muchas veces escuché esa frase.
Que la música no sirve, que el arte no sirve, que tocar un instrumento no sirve, y muchos etcéteras más cual tributo al "no porque no". Si embargo, no por eso me detuve y gracias a no detenerme es que estoy aquí. No obstante, si lo analizamos un poco, esa frase tiene algo que aportarnos ¿pensamos juntos?
...y es que -sin saberlo- quienes adhieren a ese pensamiento no se dan cuenta de que están diciendo algo bastante más profundo de lo que creen; y ante eso, yo digo que efectivamente es así: la música no sirve, pero en el sentido de que la música no es servicial, a la música no le interesa satisfacer a los demás, ni a mí ni a ti.
Eso pensé cuando estudiaba el Preludio BWV 1006a de Johann Sebastian Bach. Tantas notas... tantas armonías... tantos colores ¿De qué sirven?
Es que ¡Claro! La pregunta está mal formulada. Y una pregunta mal formulada conduce a respuestas mal respondidas. La pregunta correcta a mi entender es ¿Qué logro yo tocando esta música? ¿Genero vida en mi vida? (bueno, ahí ya fueron dos preguntas, ja ja, pero sigamos...).
Muchas veces me dijeron "con la música te vas a morir de hambre", "no se puede vivir de eso", o también me preguntaron "¿y de qué trabajas?" al decirles que soy músico. Todas cuestiones por el estilo que son producto de prejuicios tontos que no conducen a nada.
Lo cierto es que me dedico a la música desde hace años y no paso hambre (ni necesidades), y sí me intereso por crecer más vez a vez, ya que he entendido que de Eso se trata ¡de Crecer! Porque resulta que la música es buena idea cuando uno se interesa en uno mismo ¡a través de la música!
Eso sí, todo eso ocupándome siempre por hacer eso que intento mostrar en este vídeo: Hacer del Arte un Puente.
¿Un puente hacia qué?
¡Hacia una realidad cada vez mejor! ¡Hacia la realidad que quiero!
...Y tú ¿Qué realidad quieres alcanzar?

¡Que lo disfrutes!

Atentamente, Eduardo.

LINK:
 

Attached Files: