Contra las cuerdas. Diario de Torundo.

Continuando con mi etapa clásica.

Y encantado con mi guitarra nueva y con mis clases. Me lo tomo con mucha tranquilidad, o como predica la filosofía budista, con "mucha karma". La mayor parte del tiempo la dedico a practicar el trémolo, que es una técnica que tiene su miga. Hay que pulsar con el pulgar una cuerda de los bajos, seguido de toques rápidos con los tres dedos en una sóla de las agudas, pero en rápida sucesión, para que suene como un repiqueteo constante. No es nada sencillo.
Tras unos cuantos días practicando, conseguí hacerlo con una cierta velocidad y estaba deseoso de demostrarlo.
-¿Que te parece? - le pregunto al profe tras la demo.
-Te sale de galope - observó.
-Vaya ! - sonreí, interpretando que se refería a algo así como que mi progreso era galopante.
-Quiero decir que suena como a ritmo de caballo. Hay que corregirlo.
Y me dio a entender que si hubiese código penal en la guitarra clásica, yo había incurrido en uno de los delitos más graves: tocar el trémolo a ritmo de caballito. Y eso pasa por ir rápido sin controlar bien la técnica de manera que suena tacatá-tacatá-tacatá. Así, por poner un ejemplo, Recuerdos de la Alhambra en vez de evocar un plácido paseo por los jardines del Generalife, parecería más bien una carrera por el campo a trote cochinero.
¿Cómo se corrige? Pues tirando de las riendas al caballito. Comenzando lento con el metrónomo en compás de cuatro tiempos y a unos 50-60 bpm.
Y en ello estoy. Y si me porto bien, mi profe me ha prometido empezar con algún estudio de Tárrega proximamente.
Pero no sólo práctico el trémolo. Entre rato y rato me entretengo con mis temitas fingerpicking o agarro la eléctrica y le doy algo de caña con algún riff rockero. He hecho algunos cambios en la casa y ahora tengo las guitarras juntas y a mano en una salita pequeña a la que llamo la Cámara de GAS. A los profanos les suena terrorífico, y con razón.
Con la eléctrica voy a plantearme retomar algunos de los solos que tenia a medias, como Europa u Hotel California. También le he echado el ojo -o mejor dicho, el oído- a los solos de algunos temas de Alan Parson's Project, un músico que siempre me ha gustado. No tienen mucha fama. Los solos, me refiero. He encontrado algunos covers pero ningún tutorial. Escuchad, por ejemplo el de Games People Play del álbum The Turn of a Friendly Card. A mi me parece muy resultón y no tiene pinta de difícil.
Ya veremos.
Que arte tienes xiquillo redactando Jajajajajsjajajajajajajaja
Alan Parsons...qué recuerdos¡!
Dale duro con karma al trémolo jajajajajaja
 
La musica como profesión

Para mí la música siempre ha sido una afición, algo en que ocupar mi tiempo libre, pero escuchando videos donde Carlos y sus invitados hablan de ello como una profesión, soy cada vez más consciente de que el músico es un currante más. Desde que asisto a clases, tengo aún más acentuada esa impresión. Veo a mis profes como tienen que pasar horas enseñando a quienes somos unos auténticos iletrados musicales, o trabajando a destajo como músicos de sesión en eventos, acompañando a cantaores, etc.
Todo eso choca un poco con la imagen idealizada del músico profesional que triunfa en los escenarios y vende discos a porrillo (o descargas en Spotify). Por cada uno de éstos -que los hay- existen miles de currantes del otro tipo.
Alguien tendría que explicárselo a esos miles de chavales -y no tan chavales- que se presenta a concursos televisivos con más ilusiones que formación y a menudo con aptitudes dudosas. Por lo menos mitigarian muchas decepciones y ahorrarían a los televidentes alguna de esas llantinas que se ven tan frecuentemente en tales concursos.
Yo jamás me presentaría a uno de esos programas. Soy consciente de mis limitaciones. Mi formación es autodidacta (una forma de decir que estudio cuando me apetece), de mi oido lo mejor son las orejas (porque uso gafas), y mi sentido del ritmo caótico (como dije antes, para mí la música es una actividad de tempo libre). Y de cantar mejor ni hablo. Vamos, seguro que si me presentara por ejemplo a ese famoso concurso de los sillones giratorios conseguiría que los tres se dieran inmediatamente la vuelta....pero de campana.
Que va, que va. Seguiré practicando como hobby para el exclusivo "disfrute" y desesperación de mi familia y vecinos. Pero eso sí, mi consideración y solidaridad como currante con todos esos músicos profesionales anónimos. Y de paso un saludo a mis profes, que son unos máquinas.
 
Pues no se me había ocurrido verlo desde esa perspectiva. Puede que tengas razón. Hay algunos que no tienen tanta popularidad por lo que hacen ellos mismo sino por juzgar lo que hacen otros. Y a veces con maneras muy poco amables.
Pues sí, en mi opinión, claro, solo para promocionar a los jurados, que no tienen por qué ser "músicos", desde presentadores, humoristas, publicistas, músicos, hay una amplia variedad en todas las cadenas, y si te fijas, también en los programas de estos de "sorpresas" a la gente que les llevan su "artista" coincide que han sacado disco, o se van de gira, en el caso de músicos, y si son actores pues estrenan obra o película, y así... hasta en el programa este del rosco, los invitados que sientan con los concursantes, siempre da la causalidad que también o sacan libro, o disco, u obra, o serie, etc.
Y bueno, salvo excepciones, digamos "Bisbal" (que ya se dedicaba a la música) y algun@ mas, pocos triunfan, y los pocos los hacen "productos" y poco mas, la mayoría, "juguetes rotos" de un verano.
 
Apurando las últimas clases antes del paréntesis estival. Más que nada afianzando lo aprendido, aunque algunas cosillas hemos ido añadiendo. A continuación veremos.

El trémolo.
Ahí estamos, machaconamente con el metrónomo a 90. Con la prima, que tengo más práctica y es más fácil a veces lo pongo a 100. Pero a la hora de practicar con las cuerdas 2ª y 3ª, mejor ni hablo. Mucho más lento, con frecuentes errores al pulsar cuerdas incorrectas, pérdidas de tempo (según mi mujer, también de tiempo). Y aquí no es que me salga galope de caballito... a la velocidad que voy, como mucho al paso de borrico mohíno. Pero todo se cabalg...digo se andará con un poco de paciencia.

Romance Anónimo
Pieza clásica, inmortal, eterna (esto último según mi mujer, que de tanto como la repito dice que parece no acabar nunca). Pues todavia intentado que algunos cambios me salgan bien, y que los bajos no suenen gangosos. La segunda parte tiene su miga...

Adelita
En opinión de mi profe aún estoy un poco verde con el trémolo, así que me recomienda que continúe con algunos estudios sencillos antes de acometer piezas mayores. Hemos empezado no hace mucho con este, Adelita, del maestro Tárrega.
Tiene una historia curiosa detrás. Os cuento.
Según mi profe, el maestro Tárrega era un compositor e intérprete de guitarra con gran éxito en sus tiempos, además de un visionario del futuro, una especie de Julio Verne de la música, porque compuso la famosa Melodia Nokia más de cien años antes de que se inventara la telefonía móvil. Pero iba yo a otra cosa. Se ve que Don Francisco tenía entre su alumnado algunas señoritas a las cuales prestaba especial atención, de manera que les componía estudios que titulaba con el nombre de la damisela en cuestión, para que ellas practicaran tal o cual técnica según las necesidades que él veía en cada una. A Adelita, concretamente, le compuso éste para que practicara la técnica de ligado, a lo cual se empleó ella con intenso esfuerzo. Posteriormente -esto ya no me lo contó el profe, sino que lo he deducido yo- se ve que Adelita aprendió a ligar con tal eficacia que, como es sabido, se fue con otro. Pero eso es ya otra historia.

Miscelánea. Guitarra Percusiva
Como decimos en Andalucía, fueraparte de las clases sigo haciendo otras cositas, que incluyen algún riff rockero, practicas de púa con la acústica, etc.
Pero quería hablaros de algo que he descubierto recientemente: la Guitarra Percusiva. Como dice su nombre, es golpetear la guitarra, pero no de cualquier manera. En realidad hay muchas variantes. Estoy empezando con la que combina fingerpicking con acordes y rítmos en el que se atiza las cuerdas con el pulgar. Hay una versión de Havana, de Camila Cabello con la que me estoy iniciando.


Esta variante de guitarra percusiva no es recomendable.
 
El verano en su recta final, lo cual supone un alivio para muchos de los que vivimos en zona turística y no somos lo suficientemente ricos como para dejar de trabajar. Si es que el verano tiene su encanto, pero también su lado oscuro: el calor, la masificación, el tráfico, las moscas, Georgie Dann (bueno, ya se le oye poco...). Pero no soy tan negativo. Si deseo que termine el verano es porque con la vuelta a la normalidad pienso retomar mis clases de guitarra, que hace más de dos meses que las echo de menos. Pero eso no significa que por no recibir lecciones haya estado inactivo...

Resumen:

-Minuetto en Sol de Bach.
Sorpresa me llevé cuando curioseando en la red me enteré que el minuetto de Bach no es de Bach, sino de un tal Petzold (para mí un perfecto desconocido con un nombre que suena a marca de caramelos de eucalipto). Sea de quien sea la autoría, pues sigo practicándolo, y no en Do como hacía antes, sino en Sol, que es su tonalidad original. Puestos a destrozar piezas, que sea en su tono, por respeto al autor. Faltaría más.

-Romance Anónimo.
Llevo no sé cuántos años practicando esta pieza y todavía cometo errores. Mi mujer dice que será porque nunca he sido muy romántico. La he amenazado con versionarla en la eléctrica si persiste en copiar mi manía de hacer chistes malos.

-Adelita y Capricho Árabe de Don Francisco Tárrega.
Está claro que Adelita se ha ido con otro. Y aquí estoy yo intentando que vuelva conmigo. De momento me está dando unas pocas de calabazas. pero yo soy pesao, pesao.
El Capricho Árabe es una pieza que estoy preparando autodidacticamente, consultando algunos tutoriales y tabs que he encontrado. Conocía otras cosas de Tárrega pero a esta pieza no le había prestado antención, y cuando la escuché atentamente por primera vez, la impresión que me causó se resume en una sola palabra: mencanta. Y su dificultad también en otra sola palabra: laleche. Ahí estoy, peleándome con los tutoriales. El Capricho Árabe todavía no pasa de ser un simple Antojo Moruno. Al tiempo.


Poco más que contar. Esperando, como dije al principio, a que acabe el verano. O por lo menos la temporada turística, que aquí, en la zona del bajo Guadalquivir suele concluir en la primera semana de septiembre, con la festividad de la Virgen de Regla en Chipiona. Como la vida misma: la regla marca el punto final de muchas cosas divertidas.
 
El otro dia saqué la eléctrica. Hacía meses que no la tocaba y fue algo emotivo. Hasta me parecía que la guitarra sonaba con voz temblorosa fruto de la emoción, que resultó ser falsa: había dejado seleccionado el efecto vibrato en el ampli.
Cuando llevaba un rato tocando me di cuenta que las cuerdas estaban oxidadas porque me estaban manchando la manos. He pedido cuerdas nuevas a Amazon y se las cambiaré antes de seguir tocando, o me tendré que vacunar del tétanos...
 
El otro dia saqué la eléctrica. Hacía meses que no la tocaba y fue algo emotivo. Hasta me parecía que la guitarra sonaba con voz temblorosa fruto de la emoción, que resultó ser falsa: había dejado seleccionado el efecto vibrato en el ampli.
Pues si conectas el delay parece una orgia.... Perdon,... Un coro de plañideras queria decir. Maldito teclado predictivo